viernes, 31 de octubre de 2008

.
A FEDERICO GARCÍA LORCA
___________________________


Cuando vivías tú yo estaba muerto
y, ahora que te hallas muerto, yo estoy vivo;
y, cuando hablabas, yo por un desierto
y, ahora que callas, yo me sobrevivo.

Cuando escribías tú sobre la tierra
yo no estaba ni libre ni cautivo;
pero un mal día te mató la guerra
y yo hoy loco o quizás roto lo escribo.

Cuando soñabas tú el sentimiento
sentido con la luna y con la rosa,
sentido dentro como río lento,

yo no estaba soñando alguna cosa,
yo no amaba, no estaba al seguimiento
de la atención que honraste como diosa.

.

No hay comentarios: