jueves, 11 de diciembre de 2008

RECONOZCAMOS

Reconozcamos que vivir se pierde,
que ninguno estará aquí cierto día...;
mas nuestra acción, acaso se recuerde
en gran lamento como porquería:
por “mundo” de injusticias, sin remedio,
que no perdona el bien, ¡siempre lo mismo!,
pues recompensa tanto al egoísmo
y se olvida al que pone amor en medio.

Reconozcamos que lo digno existe,
aunque muchos lo tapen, con destreza
de hipocresía; ¡a eso que es belleza
y solamente en la virtud consiste!

Reconozcamos lo que da mentiras
con su soberbia y vanidad premiadas;
pues, “tú” o... “tú” − así es −, las bienmiras
por sus “alturas” deshumanizadas.

.

No hay comentarios: