jueves, 26 de noviembre de 2009


.
-------------------Fuerza por... resistir, ¡que ya no puedo!
-------------------Lleno de perdición, lleno de olvido.
-------------------Tanto, ¡sí!, y no sé cómo de herido,
-------------------cómo bajo pie; pero más no cedo.

-------------------Cuánto odio, el ¡odiar! interminable
-------------------que humillará mis ojos – quiebra un muerto –
-------------------de fría gravedad por un desierto,
-------------------desconsideración incontrolable.

-------------------Fuerza por un sentir para latido,
-------------------fuerza del sueño no desamparado,
-------------------fuerza confiada, fuerza de sentido.

-------------------Fuerza... ¡por lo que dé!, eso que he dado,
-------------------¡sí!, siendo lo que sea; aunque ha sido
-------------------algo al menos sin ser dignificado.

.

1 comentario:

AL dijo...

Tu grito, Oswaldo, es un haz de mimbres entrelazados en fuerza solidaria y lucha interminable, como interminable ha de ser el combate contra la bestia genocida que arranca los hijos a la madre tierra, de todos los pueblos humildes y de sus braceros, quienes producen la riqueza con el sudor y el trabajo, y que luego nada reciben de ella porque el sistema se encarga de quedársela siempre...

No he leído todo, pero seguiré haciéndolo consciente de que ya encontré tu simiente y de que será ésta, conjuntamente con la de todos los trabajadores consecuentes, la que alumbre un día la LIBERTAD.

Un abrazo entrañable, Andoni.
alrosoler@hotmail.com