sábado, 21 de agosto de 2010


Aire: Reproduce mis labios algo
que dicen sueños para el cielo;
reproduce mi fuente oscura
porque, aún así, enseña luz;
reproduce mi célula número cinco mil
porque no sabe de guerras
y es vieja –¡Dios mío!–, es vieja
como una pobreza vieja;
reproduce el sonido tan entrañable de mi corazón;
reproduce

-/la libertad de una bella melodía frente a un interminable océano,
reproduce mi último principio de verdad desnudo
y, también, reproduce mis manos
para que tengan tiempo –alguno–

-/de recoger una común y posible esperanza.

.

No hay comentarios: