miércoles, 13 de octubre de 2010


Dios, ayuda a mis lágrimas a resucitar,
ayúdales... buscando -para ellas- una estrella
que no tenga ya ningún miedo que la señale
y, así, se odie.

.

No hay comentarios: