jueves, 13 de octubre de 2011

A LOS ESCRITORES ESPAÑOLES:

¡Siempre!, RATA MÁS RATA es siempre nazi,
es siempre una guadaña vencedora,
es siempre un ataúd que llora y llora,
pero es la perdición total o casi.

Con el alto poder de la riqueza
acechan huracanes a cizañas
o manipulaciones de montañas
para reinar incluso la belleza.

¡Siempre!, ¡qué impunidad al sufrimiento
tan malévola en nombre de unos pocos
que encima visten a moral de cuento!

Tanto truco..., ¡progreso de serpientes
hará dudar qué ganarán por locos!
aunque los pobres lloren con los dientes!

3 comentarios:

José Repiso dijo...

La dignidad de todos -sin excluir a nadie- es la única BASE desde la cual se puede decir que algo es ético y justo.

Si no existe esa base porque a un grupo de personas o a una sola persona se le ha destruido su dignidad y tú eres cómplice de eso, nunca, absolutamente nunca tienes legitimidad para hablar de justicia o de atribuirte algo ético, seas quien seas, aunque seas un gran intelectual o hayas ganado muchos premios sucios, sobre un sistema de sobreprotección para unos o mediáticos.

José Repiso dijo...

Nunca se ha corrompido más el concepto del arte y, en concreto, de la poesía.

Cuando Van Gogh pintaba o Leopardi escribía no lo hacía por DISTRACCIÓN, sino lo hacían como lo único que sabían hacer o sentían, que significada mucho para ellos, de una manera vital y apasionantemente irrenunciable.

La diferencia es que la distracción SE ELIGE, y lo de ellos era algo que formaba parte del mismo vivir. Por eso la poesía se concebía como un SENTIR POÉTICO o como un sentir muy especial de la vida.

Ahora en los poetas de la corrupción ética, tiene demaciadas connotaciones de frivolidad o es la misma frivolidad cargada objetivamente con muchos de sus INTERESES: palabrería de grupo decretada como poesía, retoricismo hasta lo más miserable o caciquismo del lenguaje, comercialidad en todo momento y lo más grave que es "poesía sin ideas" (durante toda la historia -y de hecho la poesía es intrínsecamente eso desde Hesíodo), puesto que siempre los poetas han dicho, han hecho tratados del mismo vivir, han hecho filosofía e incluso revoluciones sociales con su sentir que dice.

José Repiso dijo...

Nunca, infinitamente nunca se me ha cumplido un deseo en el país de los ultranazis, nunca he tenido un segundo humanamente digno, nunca he tenido un derecho humano, nunca ha habido un segundo sin que me hayan humillado....; pero, si me hubieran dejado elegir entre haber nacido en un campo de concentración nazi o en el país de los ultranazis, siempre -¡lo juro por mi honor y por mi vida!- que hubiera elegido un campo de concentración nazi; cualquier cosa es más humana y es más ética que el país de los ultranazis.