domingo, 5 de agosto de 2012

( “MÉRITOS DE ESOS NAZIS ESPAÑOLES” )


Contra el impávido volcán no pueden,
contra los terremotos, contra el templo,
contra la prisa, contra la ignorancia,
contra la muerte, apenas contra el tiempo.
.
No pueden contra el dictador, jamás
contra las armas ni contra el dinero,
ni contra manipulaciones ávidas
que les meten a burla los banqueros.

No pueden contra reyes, contra místicos
embaucadores, contra un usurero;
jamás contra mentiras de costumbres
ni pueden contra el vacuo “famoseo”.

No pueden contra multinacionales,
contra retóricas de tantos medios
de comunicación alineándoles
que, así, rentabilizan el silencio.

Pero sí contra el débil, contra el pobre,
contra el gitano, contra el sufrimiento,
contra el que lucha con apoyo en contra,
con paz en contra ante el “peloteo”.

Sí contra el que demuestra a “juego limpio”,
sí contra lo que es fácil hundir, próspero
maltrato de cobardes, y sí contra
el que con la razón no pueden. ¡Míseros!

1 comentario:

José Repiso dijo...

Todo ser vivo DA una "valoración" a las cosas (por ejemplo: un gato da a un perro "un valor de confianza" distinto al que da a un conejo - el ser humano, por indiferencia, puede darlo supuestamente nulo o mínimo pero, aun así, lo da -).
Por lo tanto, "valorar" es su condición inevitable y, con ella, si quiere mejorar, habrá de valorar la información que recibe y, a su vez, dignificarla -y a quien, con un esfuerzo de coherencia, la ha ofrecido-. Eso es lo esencial que debe "aprender" un ser humano porque... demuestre valores.

El no saber valorar es peor que el odio. Por ejemplo: Si no valoras a Jesucristo y a sus hechos, ¿cómo vas a ser cristiano?; si no valoras los esfuerzos del que demuestra, ¿cómo vas a ser humano valorando la verdad?