sábado, 8 de septiembre de 2012


EL NAZISMO DEL ESCRITOR ESPAÑOL -Y ES OBLIGADO DECIRLO, ASÍ EXACTO, SIN MIEDOS Y A TODA LIMPIA CONSECUENCIA ÉTICA-

¡Qué oscuridad es hoy llorar en trece!,
¡cuánto del tanto!, pero nadie sabe
por qué ni dónde mientras anochece
y tienes vértigo, ¡ni Dios ya sabe!
Hundirte más insistirá un acoso
fatal, y nada entiende ésta muerte;
sólo tú estarás dentro del pozo
gritando, mientras Odio se divierte.
¡Qué oscuridad de pena!, ¡tanto entierra...!;
y no lo sabe nadie, no atroz, nunca,
¡oh!, lo peor es que es mejor la “guerra
porque: ¡qué asolación la espera trunca!,
¡qué sangre en mal crucifixión! que yerra
en cuanto uno ama, en cuanto ¡nunca es nunca!

1 comentario:

José Repiso dijo...

Mi palabra es mi alma, tiene una perfecta o inmaculada honestidad y ética demostrada. El que no cree en ella me tiene totalmente en confrontación, y jamás en amistad ni en aprobación alguna.
¡Que le den!, eso es lo que le diría siempre.