viernes, 26 de abril de 2013



IMPOTENCIA


¡Qué duro porvenir de hiel y de hachas
tengo que resistir con esta pena
con la que no podrá ni un dios a rachas
ni apenas una encíclica en cadena!

Es un atroz llegar sin llegar nunca,
sin llegar con la lucha a cualquier puerto
que reconozca lo que fue de trunca,
lo que murió además sin haber muerto.

Y sin embargo el hado se desvía
por los sucesos o por la agonía
quizás, lo que marcó todo perdido.

Te irás entreteniendo a pleno llanto
con la agriventuranza mientras tanto
y ha parido la pena sin un nido.



En los últimos 10 años, ninguna revista española ha dado cabida a mis trabajos, ni periódico, ni institución, ni editorial ni grupo. Pues bien, en desafío, encontrad un solo escritor de todo el mundo, ¡de todo!, al que le hayan hecho eso. Y, así,  ¿por qué tengo que ser el que únicamente tenga que sufrirlo!, ¿ellos no aunque sea algo?
Y, en otros aspectos no literarios, igual. Sí, el máximo respeto es respetar a la verdad -claro, a lo que no es injusto- y a uno mismo; lo demás ya son corrupciones aprovechadas del respeto o de cualquier valor ético, la mentira de fondo.

No hay comentarios: