viernes, 17 de mayo de 2013

INJUSTICIA

“cuanto a penas, cuanto a pobres,
cuanto a tierra se refiere” M. Hernández

El pobre nada importa a llanto hundido,
sólo pobre es con ánimo doliente;
vale el valer, el mandamás de enfrente,
pero él se queda a un palmo del olvido.

Pobre sin miras de poder, perdido,
pobrísimo de Dios se hace el valiente;
luchando lucha como un combatiente
mas sabe que el gran bien lo han maldecido.

¿Y qué podrá ya hacer contra el sistema?,
¿qué mi pobre mundial desheredado
con esas limpias manos como lema

para vivir –por eso– ajusticiado?
Sólo le queda, ¡aún!, ser un anatema
ante falacias porque lo han negado.

No hay comentarios: