miércoles, 1 de enero de 2014

En España se cometen miles de injusticias en poco espacio de tiempo por los mismos escritores españoles, pero ellos no las ven. Es como si tuvieran un cerebro predeterminado o bloqueado o fijo o empedrado con necedad total para hacer solo circos mediáticos y de poder a lamidas de culo, obligado solo a ver únicamente la mierda, a ver su propia defecación antiliteraria o cruel, en estupidez megalómana, nada más.

¡Siempre!, RATA MÁS RATA es siempre nazi,
es siempre una guadaña vencedora,
es siempre un ataúd que llora y llora,
pero es la perdición total o casi.

Con el alto poder de la riqueza
acechan huracanes a cizañas
o manipulaciones de montañas
para reinar incluso la belleza.

¡Siempre!, ¡qué impunidad al sufrimiento
tan malévola en nombre de unos pocos
que encima visten a moral de cuento!

Tanto truco..., ¡progreso de serpientes
hará dudar qué ganarán por locos!
aunque los pobres lloren con los dientes!

No hay comentarios: