viernes, 14 de febrero de 2014

LO DIGO A CUALESQUIERA

Llanto contra un dominio de maldades
soy desde aquí a allá o a donde vaya
con mi desilusión o con mi talla
caída por traición y vanidades.

Soy lágrimas sufriendo soledades,
sólo ansiedad que de dolor estalla
para sueño decir, lo que se calla
cuando no ceden ya las claridades.

Lágrimas con los ojos celestiales,
rocíos de su luz -rezadas liras-,
mágicas lágrimas de amor triunfales.

Y a corazón lo digo a cualesquiera,
a cuantos odios, vértigos..., mentiras
han destruido mi dulce primavera.

No hay comentarios: