sábado, 11 de octubre de 2014


AL QUE ADVIERTE LO DIGNO

Llamo a tu corazón en el abismo
de tanta perdición –de tanto olvido-
que, en un ayer, vivió su preciosismo
de cambiar el desprecio ¡sin sentido!

Pero es duro sentir sin egoísmo
en este mundo al desamor servido
o a la alta hipocresía –que es lo mismo–
con viles que al poder ya se han vendido.

Todo lo justifican por alturas
de la moral que creen conveniente,
con el helor del inventar locuras.

Ahora la injusticia es “muy decente”,
sobre todo rizando caras duras
y que infamia le den al que reviente.


No hay comentarios: