miércoles, 28 de octubre de 2015

Hay unos escritores nazis españoles que dicen a lo chulo que a ellos no les dan nada. Pues bien, a ellos les dan miles de cosas no en el año, no en el mes, sino en el día o en la hora (a total verdad o probación). Pues muchas cosas te las dan gracias al juego sucio -seductor o cómplice- que te has agarrado, así es, son cosas absolutamente dadas o permitidas -que nunca son producto directo o ¡únicamente! de tu sudor o de tu esfuerzo o de tu no complicidad (con alguna sinrazón), sino de favorecer interesadas o parciales reglas de juego-; y algo más: te dan también las facilidades para conseguir las cosas, o sea, con sólo decir que eres católico ya tienes una evidente facilidad para conseguir cosas en el contexto de los católicos. En eso, cuanto más vía mediática, vía peloteo, vía halagadora y pasota, vía indiferente o de dejar pasar injusticias, vía contemplativa y de consentir corrupciones, o vía escaparate para parecer grande o de la clase alta, o vía lamedora de culos o alineadora de cualquier costumbre o poder, o vía totalmente ratera o hipócrita, pues más cosas y facilidades para todo...
Nunca han dado algún esfuerzo y nunca han sido apenas ni personas, sino únicamente nazis.
30 de abril de 2013

viernes, 24 de julio de 2015


Te pisotean como quieren
con todas las licencias de la humillación,
con todas las licencias de la humillación,
con todas las licencias de la humillación,
con todas las licencias de la humillación,
con todas las licencias de la humillación,
con todas las licencias
de la humillación,
con todas
las licencias de la humillación,
te pisotean como quieren.

.

martes, 12 de mayo de 2015

( “MÉRITOS DE ESOS NAZIS ESPAÑOLES” )


Contra el impávido volcán no pueden,
contra los terremotos, contra el templo,
contra la prisa, contra la ignorancia,
contra la muerte, apenas contra el tiempo.
.
No pueden contra el dictador, jamás
contra las armas ni contra el dinero,
ni contra manipulaciones ávidas
que les meten a burla los banqueros.

No pueden contra reyes, contra místicos
embaucadores, contra un usurero;
jamás contra mentiras de costumbres
ni pueden contra el vacuo “famoseo”.

No pueden contra multinacionales,
contra retóricas de tantos medios
de comunicación alineándoles
que, así, rentabilizan el silencio.

Pero sí contra el débil, contra el pobre,
contra el gitano, contra el sufrimiento,
contra el que lucha con apoyo en contra,
con paz en contra ante el “peloteo”.

Sí contra el que demuestra a “juego limpio”,
sí contra lo que es fácil hundir, próspero
maltrato de cobardes, y sí contra
el que con la razón no pueden. ¡Míseros!