domingo, 14 de febrero de 2016

Nunca jamás, o absolutamente jamás, o infinitamente jamás, he tenido un beneficio o un segundo de respiro humano o de una mínima dignidad humana o de un mínimo respeto humano o al menos un segundo de algún derecho -el que sea-, en España. Y, como es infinita verdad, nunca, totalmente nunca, esto lo voy a ocultar o a pisotearlo yo también.
18 de agosto de 2010, 5:42
En los últimos 10 años, ninguna revista española ha dado cabida a mis trabajos, ni periódico, ni institución, ni editorial ni grupo. Pues bien, en desafío, encontrad un solo escritor de todo el mundo, ¡de todo!, al que le hayan hecho eso. Y, así,  ¿por qué tengo que ser el que únicamente tenga que sufrirlo!, ¿ellos no aunque sea algo?
Y, en otros aspectos no literarios, igual. ¿Por qué yo millones de esas torturas y ellos absolutamente ninguna. A veces he vivido muchos años pensando cada minuto en suicidarme. Sí, el máximo respeto es respetar a la verdad -claro, a lo que no es injusto- y a uno mismo; lo demás ya son corrupciones aprovechadas del respeto o de cualquier valor ético, la mentira de fondo.

No hay comentarios: