lunes, 17 de julio de 2017


¿DICEN?

¿Dicen? ¿Qué saben ya de la decencia
del RESISTIR?, de ese colmar de beso
el corazón sin más, sin elocuencia,
sin traicionar a la ternura; eso.

¿Qué saben de una cosa -con conciencia-?,
¡sí!, del valor que lleva el sueño impreso;
el sueño digo que lo anima el hueso.
¿Saber? ¿Qué saben ya de la decencia?,

mientras se mueren a mazazo lento
las rosas de la sangre sin clemencia,
¡todo hacia un miserable enterramiento!

Pero ¿qué con tramposa vehemencia,
maldita que malhiere el sentimiento,
forjan para llamarlo inteligencia?

No hay comentarios: