domingo, 6 de agosto de 2017

Si tú defiendes siempre ética pero constantemente eres cómplice-colaboracionista de lo no-ético, pues entonces no eres coherente y sí falso que no respeta honesta o limpiamente a la ética.
Por eso, nunca, infinitamente nunca (ni nadie jamás demostrará lo contrario) he sido amigo de un español, nunca he tenido un beneficio de un español, nunca he tenido deseo de que exista España, nunca me he formado en España (ni lo he deseado) y decentemente he invalidado lo poco que pueda parecer "formación" (no la quiero porque siempre la he renunciado desde que nací, siempre, así es a total verdad), he invalidado todo, jamás, infinitamente jamás he respirado feliz un átomo de aire, jamás, infinitamente jamás he estado un segundo sin recibir todas las torturas posibles por los incalificables españoles, jamás, infinitamente jamás me he beneficiado literariamente (todo lo he costeado yo, con mi sangre y llanto) por lo que me han hecho perder gran parte de mi pan, jamás, infinitamente jamás he deseado estar, soñar o nacer o andar o tener esperanza o existir en España, jamás, infinitamente jamás he deseado tener alguna relación o casarme con una española, jamás, infinitamente jamás tan siquiera una célula de luz ellos han dignificado (que no sea siempre "la de ellos"), jamás, infinitamente jamás he colaborado a sus intereses, falsedades, impiedades, destrucciones y negocios de mal diarios, un día sí o otro también, etc. 
Y eso para no ser cómplice, para que mi alma no se llene de mierda y de objetiva corrupción (es más que evidente pero, además, existen miles de escritos míos PROBÁNDOLA irrebatiblemente muy bien) que ellos imponen.

He vivido en la extrema pobreza, sí, en la miseria, trabajando desde niño o, para comprar unos sellos, tenía que estar ahorrando todo un año, siendo una persona de las que más ayuda necesitaba. ¿Ayuda? En España, toda mi obra y todos mis sobrealientos -tanto material y moralmente- han sido sufragados-amparados-no pisoteados-levantados a miles de sacrificios totalmente desprotegidos por mí (única irresponsabilidad en corresponder éticamente y en apoyo de dignidad mínimo a cualquier persona de toda la historia). 
Nunca, infinitamente nunca he recibido ni un sólo beneficio de este país (siendo la única persona del mundo y de toda historia en cargar con ese "respeto"),además de no beneficiarme NUNCA, me ha pisoteado todos mis derechos. No me han dejado "realizarme" ni en una parte de un millón; y ni siquiera "vivir" una parte al menos de un millón. Una vida es su realización como vida, solo. Algunos grandísimos HdP españoles dicen que existe respeto y ¿qué saben ellos de respeto siendo sólo HdP?; con respecto a ellos, cualquier asesino siempre entiende el respeto mejor.
.

Nunca "me he sentido" español, ni de un grupo político, ni de una religión, etc.; lo único que he deseado con todo el alma es sentirme persona y ni siquiera eso es posible donde nunca la razón, ni la ética, ni la vergüenza han sido válidos.
Como he dicho a infinita verdad, he sido, de una forma totalmente absoluta, la persona que más ayuda he necesitado; pues bien, no solo a toda crueldad no he sido ayudado jamás, sino que SE ME HA QUITADO lo que la naturaleza me ha dado y el vivir digno -y establecido en los Derechos Humanos- en cada segundo de mi vida. Nunca permitiría a España integrado en la convención de los Derechos Humanos, ese es mi único deseo.
Aclaraciones para nazis:
- Toda mi obra publicada en España ESTÁ sufragada por mí.
- Con respecto a lo que he escrito, en España no tengo apenas obra publicada; y casi nada he podido escribir estando pisoteado.
- Así es, de todo lo que TENÍA QUE ESCRIBIR O DECIR, en España no me han permitido nada.
- De todas las migajas de pan que me me comido, en España no ha existido en ellas una ayuda de España.- Nunca España me ha ayudado de ninguna manera, a permitir o a TOLERAR un segundo de mi existencia.
- En España, NUNCA me ha sido válida ni la palabra ni la razón en toda mi vida (si la razón no es válida para un ser humano, por lo tanto existe esa invalidez absoluta de la razón -para un ser humano- ya en España).
- Si cualquier persona -hasta uno que se muere de hambre o hasta el que está en un campo de exterminio-, tiene -aún así- siempre miles de beneficios de su país desde que nace, por mi parte aún no tengo uno, ni un átomo de deseo cumplido, ni un esfuerzo dignificado, nada, ni un derecho en mí aplicado, ni un segundo he sido feliz, ni siquiera la infinita parte de un segundo he sido feliz ni dignificado, ni un segundo siquiera he estado sin recibir daños, torturas, apaleos y agonías, a infinita verdad con sus miles de pruebas por delante.
- Yo me he presentado a concursos públicos literarios -que se hacen públicos o indiscriminatorios al mundo- donde bajo plica considerando que un paria, un negro, un esclavo, un asesino, etc. se presentan o pueden presentarse (bajo plica); por lo tanto, ha ganado mi plica en ciertos concursos. Es decir, a mí expresamente NUNCA -infinitamente nunca- ha habido una mínima consideración, o respeto, o piedad, o humanidad, o dignidad -aunque fuese un asesino, en tanto que éste es también un ser humano-. Pero, si me he presentado a concursos -y precisamente españoles- es sólo para recuperar un uno por ciento de lo que me han robado, o hecho gastar con las extorsiones totalmente intolerantes que he recibido. Además, en resumen, SIEMPRE ME HAN SUPUESTO UNA TOTAL PÉRDIDA (una pequeña ganancia que luego conlleva cientos de pérdidas,gastos y ruinas).
- España no me ha permitido decir lo que tengo que decir aun ni fuera de España, algo paradójico, ¡ultranazismo paradójico!, que ni siquiera el diablo aplicaría, porque él tiene (sin duda alguna) más alma que ellos-. Toda persona esté donde esté, pero que su dignidad la tiene exterminada, tiene derecho a TODO, ¡basta de un nazismo que encima exige tal o cual regla, cuando se exige al que ya se le ha concedido algo o se le ha considerado al menos como un ser humano más con respeto a todos.
Cualquier nazi me ha permitido más mis derechos -y todo- que España.Nunca jamás he participado (algo que jamás podrá decir algún español) ni me he beneficiado de un oportunismo de poder: como el boom inmobiliario, como un favor de un poder, como el encarecimiento del suelo, de los alquileres, de un coche, de usar a un animal, de aprovecharme de una sobreprotección-línea o valoración dominante-grupo-ventaja literaria, etc. Así es. Nunca jamás un beneficio de "sus maldades".
Yo tengo que agradecer a España lo mismo que los judíos a Hitler. Hablan y hablan a miles de mentiras; pues, la mujer que más haya sido maltratada en España, ésa, ha tenido más ventajas, más dignidad y más protección que yo. El más despreciado o desprotegido que haya recibido menos de España, ése, ha recibido ya mucho más que yo (con pruebas, claro, nunca digo algo que no puedo demostrar ni nunca nadie me demostrará lo contrario).
Renuncio a cualquier cosa que sea de nazis, a lo que se haya publicado por equivocación, no quiero que me lean, no quiero ni fama ni Top ni éxitos. Ya sabrá Dios lo que debe hacer con ellos, ante él ya no podrán al fin mentir y ganar ellos con ese infinito nazismo-terrorismo (peor que el de ETA o de Al Qaeda juntos mil veces) que aplican, sí, sin un átomo de respeto, sin un átomo de educación, ni de vergüenza siquiera ni de un mínimo corazón ni de piedad ni de luz ni de humanidad. Sí. ¡Objetivamente NO TIENEN ALMA!.