viernes, 25 de agosto de 2017

EL OLVIDO

Nadie sabrá lo que la muerte sabe
de tantas lágrimas, total tristeza
que se pega hondamente a la torpeza
de sufrir, a la sangre que no cabe

de negra ya, en su descarnado paso...;
porque el hoy se le agranda a cualquier grito,
porque uno es a una suma o a un infinito
de batallar o de insistir acaso.

Que solo él te trata a su medida,
su faz mortal, espejo de la vida;
y nada hay por qué dudar ya, nada.

¡Oh!, tan presente siempre, tan presente
nos lo recuerda todo aunque al frente
no veamos su señal indeseada.

No hay comentarios: